Niaco es un artista autodidacta. Sus cuadros reflejan su personalidad, sus pasiones. Cada una de sus obras transmiten una emoción inconclusa enmarcada “a dedo” permitiéndole al espectador continuarla en su interior. Aerosoles, tinta china, marcadores y acrílicos son algunos de los materiales que utiliza para marcar en sus lienzos cada sentimiento, distribuyendo los colores e intentando lograr un equilibrio.

Nació en San Isidro en 1973, es el menor de cuatro hermanos y padre de tres mujeres.
De chiquito le costaba tomar apuntes, en su lugar plasmaba todo lo que aprendía en el colegio haciendo garabatos en sus cuadernos.
En tercer grado presentó su dibujo y salió ganador del Concurso Nacional “El entierro del tomate” para alumnos de tercer y cuarto grado de Ediciones B.

Se inspiró en Vicent Van Gogh, Joan Miró y Jackson Pollock y aunque se considera un autodidacta, porque nunca logró terminar ningún curso o taller, participó de varios a lo largo de su desarrollo. En cuarto y quinto año del colegio secundario asistió al taller de Esteban González. En sus treinta cursó algunas clases con Tito Pérez y un par de años después estudió junto a Marcela Rodríguez durante año y medio; y fue ella quien finalmente lo introdujo al Impact Painting. Buscando aprender nuevas técnicas, participa recientemente del taller de arte de la reconocida Laura Messing.

En el año 2000 ante la presencia del caos que se vivía en el país, inició una agencia de marketing y publicidad digital con la idea de buscar una forma de comunicar de una manera diferente. Involucrándose cada vez más en el arte iba expresando sus estados de ánimo en cuadros con distintos materiales y tamaños.

En el 2009 fue finalista del concurso de fotografía del medio La Nación “Paisajes de Buenos Aires” y expuso su trabajo en La Rural.

En el 2013 presentó su serie  “Fiesta” en Open Art y  el Centro Cultural Borges,  entre otros.  Hoy, inicia un nuevo camino con “Código Morse” compartiendo su obra  en distintas ferias de Buenos Aires.

 
Back to top